miércoles, 1 de mayo de 2013

El capitalismo perjudica gravemente la salud




Massius y Pressus nació hace más de cuarenta años, a finales de los sesenta delsiglo pasado, cuando estábamos aún bajo la dictadura franquista. Esa dictadura que tan tenazmente se resisten a condenar los que en seguida tachan a sus críticos de nazis, es decir la Cospedal y su troupe pepera. Sucedió en Triunfo, revista que desafiaba la censura y el cerrilismo dominante y es que antes de defender e imponer el pensamiento único, nuestras élites se oponían radicalmente al funesto vicio de pensar, algo hemos avanzado. En aquellas páginas y bajo la firma de Soro y el título de Massius aparecían  una serie de historietas verticales de tres viñetas horizontales tan sencillas y divertidas como duras y corrosivas. Las protagonizaba Massius, un personaje estereotipo vestido con frac y chistera como clara referencia del capitalista. Enfrente tenía unas figuras humanas anónimas que representaban a los trabajadores. Cada tira recreaba con eficaz mezcla de abstracción y humor un episodio de relaciones sociales. El cinismo y la prepotencia se plasmaban en multiples ejemplos de manipulación y dominio. De forma que sin quererlo Soro realizó un muy manejable manual sobre conductas capitalistas.
No deja de ser digno de reflexión la tremenda actualidad de esas tiras más de cuarenta años después, tras la llegada de la democracia y nuestro ingreso en Europa. Entonces se trataba del neocapitalismo, ahora es el neoliberalismo neoconservador, curiosa esa afición a disimular tras el prefijo neo sus vueltas a los orígenes depredadores. Pero lo cierto es que la codicia depredadora se manifiesta como parte dominante de su ADN de la misma manera que la tendencia a dominar no sólo los mercados sino todas las facetas de la vida por medio de la seducción del dinero, del engaño y la manipulación. Significativamente, esta serie, en la que casi siempre ganaba Massius, acaba con él huyendo de una clara alegoría del pueblo vietnamita.


Pressus era la otra serie que con el mismo formato narrativo realizó también para Triumfo Soro, en ella relataba las desventuras, y no es un tópico, de un preso también prototípico en su papel de perdedor permanente. Estas tiras con reminiscencias del cine mudo cómico con sus persecuciones entre policías y ladrones tienen también su sabor amargo y es que hablaba de la falta de libertad en un país oprimido por una dictadura.    
De todo ello hablaremos este jueves 2 de mayo a las 19 horas en CCOO Via Laietana 

1 comentario:

  1. Jose Mª Martínez21 de mayo de 2013, 12:36

    Buenos días me gustaría que me dieras permiso para publicar tu entrada en la revista de CCOO que realizamos en el Puerto de Barcelona, me parece fantástico el blog

    ResponderEliminar