martes, 28 de octubre de 2014

Nosaltres sols. (Versión en castellano)

¿ Que pasa en Catalunya?

Esa pregunta, que muchas personas amigas del otro lado del Ebro me hacen, tiene una respuesta más bien compleja. No es sencillo explicar el momento de esta sociedad que vive  la pulsión de que todo va a cambiar sin que se sepa ni cuándo, ni cómo, ni hasta dónde llega todo. Aquí y ahora la épica se torna en sainete con demasiada facilidad, la misma facilidad que en un plis plas se convierte una votación decisiva en una encuesta de opinión que además representará sólo a los que la manifiestan. Y no es que vivamos una problemática ficticia: cualquier observador imparcial puede comprobar que una buena parte de la sociedad catalana ya se ha ido de España, aunque sea para instalarse en una especie de limbo estatal. La crisis de España como estado unitario es un hecho irreversible por mucho que se resistan a reconocerlo el PP, UPyD y buena parte del PSOE. De la misma manera que Catalunya es una nación por la simple regla de tres de que su sociedad tiene conciencia de tal. Comisiones Obreras reconoció y asumió esa realidad hace ya cincuenta años cuando constituyó la Comissió Obrera Nacional de Catalunya y estableció una relación confederal con el conjunto del sindicato.

Transversal pero menos

Las tensiones provocadas por  la pulsión centralista no han sido ajenas a la historia de Comisiones Obreras; prueba de ello es que uno de los mimbres que configuró la alternativa que derrotó a José María Fidalgo en el IX Congreso fue el del respeto a la confederalidad. Sin embargo, a partir de ese momento se ha vivido con normalidad el ejercicio de la autonomía organizativa de la CONC. En el interior de la organización, tanto en Catalunya como en el conjunto del estado, se han manifestado  las diferentes posiciones que hay en nuestra sociedad sobre la configuración del estado en los últimos años. Sin embargo, no deja de ser significativo que la polémica se viva como algo externo tanto a nuestra actividad cotidiana como a nuestro propio funcionamiento. Todo ello evidencia que hoy en día  y aquí la transversalidad de la problemática nacional se asienta en un terreno real pero parcial, quizás porque, como expresó Oriol Junqueras en el programa Salvados de Jordi Évole, lo que la motiva y la impulsa es más sentimental que racional.  Y en el terreno sindical ese impulso sentimental está lógicamente matizado, y a veces contrarrestado, por lazos de solidaridad muy vivos,por haber compartido y compartir aspiraciones y luchas con las personas y organizaciones del resto de nuestra confederación. Es más, la experiencia de conflictos como los de Panrico y Coca Cola indican claramente la necesidad de una estrategia sindical conjunta para todo el estado.

Al otro lado de la barricada

Además, con CIU y con el espacio sociológico del nacionalismo conservador, no sólo es que no haya grado de identidad sentimental, es que hay una enfrentamiento casi total sobre el modelo de sociedad  que ambas partes defendemos. No se puede olvidar que Jordi Pujol ha sido una pieza clave del bipartidismo ampliado y por ello corresponsable del deterioro democrático sufrido en el conjunto del estado. Y, como no tener en cuenta que los gobiernos de la derecha catalanista han deteriorado y laminado la enseñanza y la sanidad públicas o que la deriva neoliberal de los sucesores de Pujol han abonado la disolución del estado frente a los poderes financieros globalizados. Eso sin contar que su nacionalismo, esencialmente identitario, es un obstáculo para la convivencia armónica de una sociedad cada vez más plural. Más allá de las relaciones institucionales, ese nacionalismo se sitúa claramente enfrentado a los valores e intereses del trabajo que representa y dan sentido a Comisiones Obreras. Intereses y valores que, por otra parte, tampoco son muy populares entre el bloque de clase media que da sustento social mayoritario al independentismo.

La centralidad del trabajo


Desde el punto de vista del que esto escribe, de todo lo anterior se desprenden tres conclusiones. La primera forma parte de la política oficial de la organización, ya que se aprobó en el último congreso de  las Comisiones Obreras de Catalunya: es la apuesta por un proceso que implique el reconocimiento actual de Catalunya como nación en la forma que decida democráticamente su ciudadanía. La segunda surge tanto de la existencia de lazos de solidaridad como de problemas y estrategias comunes con las personas que viven de su salario en el Estado español. En consecuencia, el proceso democratizador catalán ha de confluir con el que se está dando en el conjunto del estado español y ha de hacerlo dentro de una perspectiva europea. Y la tercera es una prolongación de la anterior, ya que lo coherente es que se haga desde la voluntad y la concreción política de situar en la centralidad de esos procesos los derechos y los valores del mundo del trabajo. No habrá democracia, ni en Catalunya ni en España, mientras no la haya en las empresas, mientras el trabajo no evite ser pobre, mientras la precariedad destruya derechos y deteriore la vida de la mayoría de nuestra juventud. 

Nosaltres sols

Què passa a Catalunya?

Aquesta pregunta, que moltes persones amigues de l'altre costat de l'Ebre em fan, té una resposta més aviat complexa. No és senzill explicar el moment d'aquesta societat que viu la pulsió que tot canviarà sense que se sàpiga ni quan, ni com, ni fins on arriba tot. Aquí i ara l'èpica es torna en sainet amb massa facilitat, la mateixa facilitat que en un tres i no res es converteix una votació decisiva en una enquesta d'opinió que, a més, representarà només els que la manifesten. I no és que visquem una problemàtica fictícia: qualsevol observador imparcial pot comprovar que una bona part de la societat catalana ja ha marxat d'Espanya, encara que sigui per instal·lar-se en una mena de llimbs estatal. La crisi d'Espanya com a estat unitari és un fet irreversible per molt que es resisteixin a reconèixer el PP, UPiD i bona part del PSOE. De la mateixa manera que Catalunya és una nació per la simple regla de tres que la seva societat té consciència de tal. Comissions Obreres va reconèixer i va assumir aquesta realitat fa ja cinquanta anys quan va constituir la Comissió Obrera Nacional de Catalunya i va establir una relació confederal amb el conjunt del sindicat.

Transversal però menys

Les tensions provocades per la pulsió centralista no han estat alienes a la història de Comissions Obreres; prova d'això és que un dels vímets que va configurar l'alternativa que va derrotar a José María Fidalgo al IX Congrés va ser el del respecte a la confederalitat. No obstant això, a partir d'aquest moment s'ha viscut amb normalitat l'exercici de l'autonomia organitzativa de la CONC. A l'interior de l'organització, tant a Catalunya com al conjunt de l'estat, s'han manifestat les diferents posicions que hi ha en la nostra societat sobre la configuració de l'estat en els últims anys. Malgrat això no deixa de ser significatiu que la polèmica es visqui com una cosa externa tant a la nostra activitat quotidiana com al nostre propi funcionament. Tot això evidencia que avui dia i aquí la transversalitat de la problemàtica nacional s'assenta en un terreny real però parcial, potser perquè, com va expressar Oriol Junqueras al programa Salvados de Jordi Évole, el que la motiva i la impulsa és més sentimental que racional. I en el terreny sindical aquest impuls sentimental està lògicament matisat i de vegades contrarestat per llaços de solidaritat molt vius, per haver compartit i compartir aspiracions i lluites, amb les persones i organitzacions de la resta de la nostra confederació. És més, l'experiència de conflictes com els de Panrico i Coca Cola indiquen clarament la necessitat d'una estratègia sindical conjunta per a tot l'estat.

A l'altre costat de la barricada

A més, amb CiU i amb l'espai sociològic del nacionalisme conservador, no només és que no hi hagi grau d'identitat sentimental, és que hi ha una enfrontament gairebé total sobre el model de societat que ambdues parts defensem. No es pot oblidar que Jordi Pujol ha estat una peça clau del bipartidisme ampliat i per això corresponsable del deteriorament democràtic sofert en el conjunt de l'estat. I com no tenir en compte que els governs de la dreta catalanista han deteriorat i han laminat l'ensenyament i la sanitat públiques o que la deriva neoliberal dels successors de Pujol han abonat la dissolució de l'estat davant dels poders financers globalitzats. Això, sense comptar que el seu nacionalisme essencialment identitari és un obstacle per a la convivència harmònica d'una societat cada vegada més plural. Més enllà de les relacions institucionals, aquest nacionalisme se situa clarament enfrontat als valors i interessos de la feina que representa i donen sentit a Comissions Obreres. Interessos i valors que, d'altra banda, tampoc són molt populars entre el bloc de classe mitjana que dóna suport social majoritari a l'independentisme.

La centralitat del treball


Des del punt de vista del que escriu això, de tot l'anterior es desprenen tres conclusions. La primera forma part de la política oficial de l'organització, ja que es va aprovar en l'últim congrés de les Comissions Obreres de Catalunya: és l'aposta per un procés que impliqui el reconeixement actual de Catalunya com a nació en la forma que decideixi democràticament la seva ciutadania. La segona sorgeix tant de l'existència de llaços de solidaritat com de problemes i estratègies comunes amb les persones que viuen del seu salari a l'Estat espanyol. En conseqüència, el procés democratitzador català ha de confluir amb el que s'està donant en el conjunt de l'estat espanyol i ha de fer-ho dins d'una perspectiva europea. I la tercera és una prolongació de l'anterior, ja que el més coherent és que es faci des de la voluntat i la concreció política de situar en la centralitat d'aquests processos els drets i els valors del món del treball. No hi haurà democràcia ni a Catalunya ni a Espanya mentre no n'hi hagi en les empreses, mentre el treball no eviti ser pobre, mentre la precarietat destrueixi drets i deteriori la vida de la majoria de la nostra joventut.

jueves, 23 de octubre de 2014

Cuando enseñar es también aprender

En estos inicios del siglo XXI, en un escenario de crisis política, social y económica profunda y sistémica, la enseñanza aparece como uno de los campos de debate, o más bien de batalla, en los que la sociedad va a decidir gran parte de su futuro. 

En este singular contexto, Enseñar, un viaje en cómic de William Ayers y Ryan Alexander Tanner adquiere un valor bastante superior al de ser un, eficaz y ameno, libro de divulgación sobre técnicas pedagógicas. Su apuesta por la enseñanza como 
una experiencia viva, una interrelación entre aprendizajes, que se renueva y que se alimenta de la evolución y de la diversidad social, sintoniza con la necesidad de cambio cultural, de transformación de valores e ideas. 

El motor narrativo es la transmisión de experiencias y propuestas pedagógicas de Bill Ayers, a través de la narración gráfica de Tanner, un relato abierto y participativo al que los autores se incorporan como personajes. 

Vale la pena recordar que Ayers militó en The Weather Underground, grupo de oposición radical a la guerra de Vietnam.

Ellos nos conducen por la recreación de un curso académico, nos interpelan, nos hacen compartir problemas, dilemas, dudas y propuestas. De esta forma nos integramos, somos partícipes en buena parte de esa ficción tan cercana a la realidad y compartimos el amor por la enseñanza que transpira y transmite. 

Con ello hacen que este viaje sea atractivo no sólo a estudiantes y a profesores sino a cualquier persona con un mínimo de interés por los procesos educativos. Sus reflexiones afectan y pueden aplicarse también a muchos otros ámbitos de las relaciones humanas, por que la responsabilidad y la grandeza de educar se extienden más allá de las paredes de los centros de enseñanza. Aunque la experiencia y los abundantes ejemplos son propios de la sociedad estadounidense, en este caso lo local tiene lecturas globales.

Así sucede con la defensa de la empatía, de ese saber ponerse en el lugar del otro, que Ayers reclama y explica: el profesor, cualquiera que realiza pedagogía, debe no sólo comprender la síntesis de pluralidad y singularidad de situaciones y condiciones de su alumnado sino que debe estar siempre receptivo a escuchar sus señales, sus mensajes, a aprender de ellos. 

En la misma línea se encuentra la apuesta por la continua síntesis dialéctica entre realismo y voluntad de cambio, entre experiencia e innovación, o sea en palabras de Ayers: "ese saber estar con un pie en el fango del mundo tal como lo encontramos –con sus convencionalismos y el saber recibido, y el otro pie a un paso de un mundo que podría ser pero aún no es". 

Además, como guía de viaje que es, el libro contiene además valiosas orientaciones: insubordinación creativa, encontrar aliados, equilibrio y claridad ..., como pautas abiertas para superar obstáculos y realizar la travesía con éxito.
x

martes, 14 de octubre de 2014

Las tarjetas que señalan la otra cara de la luna

Vaya de entrada que, tanto por razones personales como colectivas, este es un post de obligado y doloroso cumplimiento. Y es que aunque la experiencia enseñe a desconfiar de la pureza virginal porque los seres humanos somos una moneda con dos caras: capaces del mas brutal de los egoísmos y de la más generosa solidaridad. Aunque sepamos que el sindicalismo no está libre sino que incorpora  la ganga de inevitables individualismos y gremialismos y hayamos comprobado múltiples veces como el personalismo quiere imponerse al funcionamiento colectivo. Aunque seamos conscientes de todo ello, no nos podemos librar del dolor de la vergüenza ante el asunto de las tarjetas opacas de Caja Madrid, no podemos evitar sentirnos heridos en uno de los puntales de nuestra esencia: la ética de representar los valores del trabajo. 

Cuando vemos en medios escritos o en programas de televisión, hasta en los más cercanos, expuestos los abusos en el uso de unas tarjetas que nunca debieron aceptarse, sentimos rabia. Rabia por la miseria de algunas de esas actuaciones y mucha más rabia por el daño que esos actos han causado y causan a la imagen de Comisiones Obreras. Lo peor de lo sucedido con el uso y el abuso de dichas tarjetas no son los aspectos cutres de los gastos, ni tan siquiera su monto desorbitado, lo peor es que eran representantes de Comisiones Obreras, que estaban en el Consejo de administración para salvaguardar los intereses de los trabajadores de Caja Madrid y los intereses de los trabajadores en la Región de Madrid, que su función y justificación era controlar el poder financiero y que fallaron en el cumplimiento de esas tareas y funciones, cuando no hicieron todo lo contrario.

"Los gestores son los que imponen y controlan a los administradores en contra de lo que exigen los Códigos del Buen Gobierno Corporativo de cualquier parte del mundo Esto hace que las decisiones que toman el presidente y el consejero delegado cuando existe, carezcan de control necesario." Del rojo al negro: los viejos métodos de los poderosos artículo de Mariano Guimdal publicado en Tinta Libre nº18.

Ese incumplimiento abona además la postura del “todos son iguales” que justifica el conformismo social. Pero siempre hay diferencias y siempre hay responsabilidades individuales y colectivas, porque la corrupción no se da sólo por la debilidad humana, por la maldad del corruptor y la debilidad del corrupto, se da sobre todo porque hay condiciones económicas, sociales y políticas que la favorecen o la toleran. Es por eso que no podemos quedarnos mirando el dedo de las tarjetas sino que ver la Luna que señalan y medir y analizar el camino que hay entre uno y otra. 

"La razón de que unas personas puedan ser para otras su paraíso o su infierno radica en el potencial que tenemos para presentarnos como nuestros peores enemigos y también para ser nuestra principal fuente de apoyo, afecto y seguridad". Richard Wilkinson y Kate Pickett en La desigualdad un análisis de la (in) felicidad colectiva.

Comisiones Obreras no es una organización corrupta, todo lo contrario, entre otras cosas por que si lo hubiese sido hubiera saltado por los aires hace tiempo. Lo sucedido en Caja Madrid es grave, muy grave, pero no es un hecho generalizable, ni siquiera en el ámbito de las entidades financieras. Por el contrario ahí están la integridad, la honestidad del conjunto de la organización, la realidad de los centenares de miles de movilizaciones, negociaciones y acuerdos que se realizaron en ese mismo tiempo. Esa realidad, ese acervo permanente, es la que molesta a los poderes, a las castas e incluso a algunos que se dicen anticasta. Buena prueba de ello es la persecución que la el ministerio del interior y la fiscalía han desatado contra centenares de sindicalistas. Prueba de ello es el escaso eco del juicio celebrado el 13 de Octubre en el que se ha pedido 4 años y medio de prisión para Katiana Vicens secretaria general de CCOO en les Illes. Es lógico y hasta necesario que los medios y las redes hayan resaltado y condenado la actitud de los sindicalistas pringados en las tarjetas opacas, pero también resulta elocuente el silencio o escaso seguimiento de una persecución tan arbitraria como dura. Ahora bien, para ser consecuentes con esa realidad de millones de horas de trabaja cotidiano honrado, honesto y comprometido no podemos limitarnos a clarificar lo sucedido y ser duros y justos, con los corruptos, sino que debemos ir más allá y analizar las causas de ese tipo concreto de corrupción, por qué nos ha afectado y que nos toca a hacer para prevenir que no vuelva a suceder.

"Por regla general las empresas financian a los partidos políticos y tratan de malear a los sindicatos y a otras instituciones debilitándolas y poniendo en entredicho el Estado de Derecho." Del rojo al negro: los viejos métodos de los poderosos artículo de Mariano Guimdal publicado en Tinta Libre nº18

Hemos de partir de la premisa que todos somos corruptibles ya sea por egoísmo, ya por desmoralización, ya por oportunismo o también por un mal entendido posibilismo. En la actividad sindical se dan muchas situaciones en las que hay tentaciones o propuestas de corrupción en diferentes grados; siempre las ha habido pero quizás nunca como en los tiempos de auge del neoliberalismo.

Era el 2004, en la prensa habían aparecido informaciones sobre supuestos viajes a EE.UU de María Jesús Paredes, entonces Secretaria General de Comfia nuestra federación de banca, por motivos personales pero pagados por el Banco Santander. Joan Coscubiela, secretario general de Comisiones Obreras de Catalunya, intervino en el Consejo Confederal para pedir explicaciones, y lo hizo desde la perspectiva de la defensa del buen nombre y buen funcionamiento del sindicato. La respuesta de José María Fidalgo fue tan contundente a favor de Paredes como agresiva respecto a Coscubiela. 

Esta negativa a enfrentarse a los hechos, a desvelar un margen de posible connivencia de gente nuestra con el poder financiero pudo ser un error o un criticable gesto de complicidad de Fidalgo, pero lo peor fue el no reconocimiento de la capacidad corruptora de la situación que se vivía y en consecuencia que no se preparase a la organización para enfrentarse a ello.
 
"El neoliberalismo ha provocado en nuestras sociedades una verdadera mutación de identidades. Hasta el mismo Napoleón sería hoy un loco si se atreviese a descansar su mano sobre un botón de su uniforme. Esta locura neoliberal se generalizó en Europa en los años 80 y se cebó desde entonces con particular virulencia en una España falta de solidez democrática, abriendo huecos muy profundos para la corrupción y la quiebra de la personalidad". Un país manicomio artículo de Luis García Montero publicado en Infolibre.

El huevo de esa serpiente se incubó en un entorno de galopante aumento de la desigualdad social, disimulada eso si por el crecimiento económico. La desigualdad es la madre de las grandes corrupciones por la concentración asimétrica del poder que genera: mucho para los de arriba y muy poco para los de abajo. La prepotencia genera inevitables abusos que van seguidos de maniobras para asegurarse la impunidad. Una muestra de esa desigualdad específica que se consolidó entre nosotros en los finales del siglo XX y los inicios del XXI fue el continuo enriquecimiento de las instituciones financieras con una concentración desmesurada de poder en los gestores de esas instituciones. Hay que añadir además el dominio absoluto del PP en la ciudad y región de Madrid que se complementa con una aceptación por pasiva o activa de las fuerzas de izquierda de ese dominio. Cuando la izquierda renuncia a derrotar a la derecha, cuando se acomoda en la condición de subalterno, acaba asumiendo valores que no son suyos y en la práctica deriva hacia el oportunismo o el posibilismo. Todo ello acompañado de, y favorecido por, la hegemonía, de la ideología neoliberal con su consiguiente exaltación de de las elites y la justificación de altísimas remuneraciones para sus miembros. En resumen un escenario de concentración de dinero y de poder que deteriora la democracia y engendra casi inevitablemente corrupción. 

Todo lo anterior nos habla de la necesidad de un fortalecimiento ideológico del sindicato, del continuo ejercicio de memoria sobre nuestros orígenes y valores, pero también de su actualización con el análisis crítico sobre la evolución del capitalismo. Nos habla de la necesidad de proveernos de paraguas e impermeables contra la lluvia fina de los falsos dogmas de la entronización dogmática de la ley del mercado o de la ley del máximo beneficio accionarial, de la excelencia sin límites de la competitividad, de la exclusión de la democracia de la gestión empresarial...?.

Esta dura experiencia evidencia también la necesidad de fortalecer la democracia interna, profundizar en la transparencia, especialmente en todo lo tocante a cuestiones económicas; estimular la participación de la afiliación y fortalecer y ampliar los mecanismos de control. 

Esa es la cara de la luna que señalan las tarjetas opacas más allá del dedo de los errores o de las actitudes fraudulentas individuales.